la Vinca, La Cinia, y gladiolos

Cara a verano, la Vinca, La Cinia, y gladiolos son una buena propuesta para que nuestros jardines mantengan la flor hasta finales de verano.

 

La Cinia.

Planta de tallos erguidos y ramosos, hojas opuestas y flores grandes, agrupadas en capítulos terminales, de diversos colores. la Cinia es una planta originaria de México.

Zinnia es un género de plantas anuales y perennes de la familia Asteraceae, originalmente de praderas secas de un área que se extiende del sudoeste americano a Suramérica, pero sobre todo México, donde se le conoce con el nombre de guadalajara;[cita requerida] notable por sus flores solitarias que vienen en una variedad de colores brillantes.

La Vinca.

La vinca se suele utilizar para cubrir jardines por sus follajes siempre verdes y una floración en color malva en primavera. Vamos a profundizar un poco más en los cuidados de la vinca. 

La vinca es una planta perfecta para cubrir zonas del jardín, como rocallas o taludes, por su frondosidad. La hoja de la vinca son perecnes, ovaladas, de pequeño tamaño y se mantienen siempre verdes. Por otro lado, las hojas son tóxicas por su contenido de ciertos alcaloides, así que tendremos que mantenerlas alejadas de niños y mascotas. Las flores, de color malva o azul claro, tienen cinco pétalos y florecen en primavera. Lo cierto es que el color de las flores puede variar dependiendo del tipo de suelo en la que la plantemos.

La vinca es una planta a la que no le gustan las temperaturas bajas, aunque tolera el frío y las heladas. Se adapta a cualquier tipo de suelo, que deberá mantenerse ligeramente húmedo, y que abonaremos cada quince días durante la primavera y el verano. En otoño y primavera es recomendable colocar un mantillo orgánico. La vinca agradece una ubicación en semi sombra, aunque si la sombra es excesiva florecerá con menor intensidad.