Proteger las plantas de las heladas

Edurne Basterra, de Ilur-garden hazitegia, nos da los consejos para lograr que no les hagan efecto las temperaturas bajo cero

El viento, las heladas y, por supuesto, la nieve pueden provocar la muerte de muchas de nuestras plantas de casa durante otoño e invierno. Ante un aviso de heladas hay que:

Revisar qué plantas son más sensibles al frío y priorizar su protección

Las plantas que estén en maceta, meterlas en casa por la noche. Sitúalas en la cocina o en el baño, donde no van a notar un aumento de temperatura exagerado

Evitar colocarlas en el comedor o el salón, donde el shock térmico puede ser peor que haberlas dejado en el balcón o la terraza.

La forma de protección de las plantas son los invernaderos si dispones de suficiente espacio en el jardín. Los tienes en forma de caseta más o menos grande, y también con estructuras fácilmente desmontables que podrás guardar durante los meses más calurosos. Sitúalo en el lugar donde reciba más horas de sol directo para que las plantas puedan seguir creciendo sin problemas. Otra opción fantástica para los que cultivamos en balcones y terrazas, son las mantas protectoras. Se trata de un material muy fino que una vez extendido sobre las plantas, aumenta su temperatura en unos cuantos grados. Además, permite su transpiración, el riego y que reciban los rayos UV, algo que no conseguirías con un simple plástico. Una vez hayan pasado los fríos, puedes recogerla, lavarla y guardarla para el año que viene. También encontrarás bolsas del mismo tejido, ideales para árboles y arbustos de tu huerto o jardín.


 

Audio Noviembre 2019