El sustrato se utiliza como soporte para cultivar plantas o germinar semillas. Con la mezcla de turba, arena, compost, perlita, vermiculita, fibra de coco, corteza de pino,… logramos un sustrato. La turba se obtiene de los restos de plantas a medio descomponer extraídos de los lechos de primitivos lagos -turberas-. El compost es un preparado procedente de la descomposición de materias orgánicas como: hojas, ramas, residuos de verduras, frutas, etc. Vermicompost es un tipo de compost resultado de la actividad de lombrices. Hay quien utiliza lombrices recogidas en el jardín para hacerlo. El mantillo es una materia orgánica muy beneficiosa para el suelo porque mejora su estructura, aporta nutrientes para las plantas, favorece la vida microbiana y además resulta estético extendido sobre el suelo. Y el humus es la materia orgánica en el suelo (estiércol, mantillo, hojas, etc.) es atacada por los microorganismos y una parte de su peso se transforma en humus.

Escucha nuestros consejos