Cuidemos nuestros Abetos

Cuidemos nuestros Abetos

El cuidado de los abetos de Navidad sólo es efectivo si partimos de un árbol perfectamente enraizado en su contenedor. Una vez que los metemos dentro de la casa o vivienda hay que tener en cuenta que los abetos son plantas de exterior y necesitan temperaturas frescas para desarrollarse bien, por lo que debemos mantenerlos el menor tiempo posible en el interior del hogar. Durante este tiempo debemos situarlos en un lugar alejado de las fuentes de calor, como radiadores, estufas o chimeneas. Hay que elegir el lugar más fresco posible. Como dentro de la casa las temperaturas son altas necesita un riego más frecuente que si estuviera situado en el exterior. Lo ideal es regarlo cada dos o tres días, aportando una cantidad suficiente de agua como para que no sólo la capa superficial de la tierra se moje, sino que ésta llegue a todas las raíces.